En los últimos años, ha habido un aumento significativo en las reclamaciones legales presentadas contra administradores, consejeros y altos directivos de empresas en todo el mundo. En España, este incremento se ha visto especialmente marcado desde 2015, después de años de una situación de baja siniestralidad. Aunque la mayoría de estas reclamaciones se dirigen hacia empresas cotizadas y ciertos sectores en particular, también se están volviendo más frecuentes en pequeñas y medianas empresas. Para protegerse de estos riesgos, los directivos pueden contratar seguros de Directors and Officers (D&O).

Los altos cargos de una empresa, como administradores, directivos y consejeros, pueden enfrentarse a diversas reclamaciones de accionistas, empleados, organismos oficiales, liquidadores o terceros afectados por la actividad de la empresa. Estas demandas pueden tener diferentes orígenes, como inexactitudes en la información proporcionada, incumplimiento de obligaciones o problemas financieros, lo que lleva a los accionistas a presentar reclamaciones. Por otro lado, los empleados pueden presentar denuncias por incumplimiento de contratos, discriminación, acoso o procesos de regulación de empleo, entre otras posibles causas.

Los seguros D&O son una medida de protección ante las reclamaciones legales que puedan presentarse contra los altos cargos de una empresa. Estas pólizas ofrecen una cobertura de Responsabilidad Civil para los administradores, consejeros o altos directivos de una organización y sirven como protección en situaciones como:

  • Reclamaciones por perjuicios económicos directos que puedan ser exigidos.
  • Actos negligentes o imprudentes por parte de los altos cargos.
  • Consecuencias derivadas de la gestión empresarial de los directivos y administradores.

El principal objetivo del seguro D&O es disminuir el riesgo de responsabilidad que asumen los altos cargos de una compañía durante el desempeño de su actividad profesional. Al contar con esta póliza pueden tener la tranquilidad de que, en caso de enfrentar reclamaciones legales, contarán con la protección necesaria para hacer frente a los gastos que ello conlleve.

¿A quiénes se dirige?

Ser el líder de una empresa, independientemente de la actividad que se desempeñe, implica una exposición personal al riesgo. Todos los directivos y consejeros de una sociedad están sujetos al mismo régimen de responsabilidad legal, sin importar el tamaño de la empresa a la que pertenezcan. Esto significa que cualquier alto cargo podría enfrentarse a demandas legales presentadas por accionistas defraudados, competidores que les acusan de plagio o incluso por empleados de la propia compañía.

Las reclamaciones contra los altos cargos de una empresa pueden venir de una mala gestión en materia laboral, inversiones realizadas de manera incorrecta o incluso en infracciones fiscales. Esto no se da solo en las grandes compañías, ya que cualquier error de este tipo puede causar daños económicos y reputacionales significativos tanto para la compañía como para sus directivos. Además, como responsables finales, los altos cargos pueden enfrentar consecuencias penales en algunos casos.

Los seguros D&O están enfocados a los miembros del órgano ejecutivo y de administración de la compañía, es decir, a los administradores, consejeros u otras personas cuya función sea dirigir y gobernar la empresa, ya sea interna o externamente, de acuerdo con la ley y los estatutos que les asignan competencias.

En términos generales, el seguro D&O se dirige a:

  • Miembros del órgano de administración.
  • Empleados que ostenten funciones de alta dirección o administradores de facto.
  • Cónyuges, parejas de hecho, herederos o representantes legales de los mismos.
  • Las personas aseguradas por sus posiciones en filiales y entidades participadas.
  • La propia sociedad puede llegar a ser considerada asegurada en este tipo de pólizas en casos de reclamaciones por valores mobiliarios en caso de cotizar en un mercado.

Principales coberturas de un seguro D&O

Las pólizas de seguros D&O ofrecen cuatro tipos de coberturas básicas:

  • Responsabilidad civil para administradores y directivos.
  • El reembolso a la compañía del importe de los gastos en los que hubiera incurrido para su defensa o para hacer frente a una indemnización.
  • Anticipo de gastos de defensa.
  • Coberturas determinadas para la propia entidad.

También es común que los seguros D&O incluyan algunas coberturas adicionales como, por ejemplo:

  • Cobertura para herederos y cónyuges de los asegurados.
  • Protección frente a reclamaciones por prácticas laborales indebidas.
  • Gastos de restitución de imagen en caso de daño reputacional a la empresa o a sus directivos.
  • Cobertura para nuevas filiales, participadas u otras entidades externas.
  • Cobertura en materia de valores mobiliarios para la propia compañía.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies