Antes de suscribir un seguro, es esencial comprender las diferencias fundamentales entre el tomador, el asegurado y el beneficiario de la póliza. Estos roles pueden recaer en diferentes personas o entidades, y no siempre se superponen.

El tomador, aquel que formaliza el contrato con la compañía aseguradora y asume la responsabilidad de abonar las primas. El seguro se registra a su nombre y puede ser tanto una persona física como una entidad jurídica. Por otro lado, el asegurado es la persona protegida por la póliza, es decir, aquella cuyos riesgos y circunstancias están cubiertos por el seguro.

El beneficiario es un aspecto crucial, especialmente en los seguros de vida. Este rol se asigna a la persona o entidad que recibirá la indemnización en caso de un siniestro. Por ejemplo, en el caso de un seguro de vida, los beneficiarios comunes son el cónyuge e hijos del asegurado, quienes recibirán la compensación económica en caso de fallecimiento.

El tomador tiene la facultad de designar a los beneficiarios en el caso de un siniestro y tomar decisiones importantes, como renovar o dar de baja el contrato. En ocasiones, el tomador coincide con el asegurado, como cuando alguien adquiere un seguro de vida para su propia protección.

Sin embargo, el tomador y el asegurado pueden ser personas diferentes, como en el caso de las empresas que contratan seguros de accidentes para sus empleados o cuando los padres adquieren seguros de salud para sus hijos. En estos casos, las empresas y los padres asumen el rol de tomadores, mientras que los empleados y los niños son los asegurados, beneficiándose de la protección en caso de un siniestro.

En otras circunstancias, el tomador no solo es el asegurado, sino también el beneficiario de la póliza. Esto sucede cuando una persona contrata un seguro de vida para sí misma y, debido a un accidente, sufre una incapacidad permanente que da lugar a una indemnización.

Además, es posible que el tomador, el asegurado y el beneficiario sean tres individuos diferentes. Por ejemplo, cuando alguien adquiere un seguro de vida para su pareja y establece a sus hijos como beneficiarios de la póliza en caso de que fallezca.

A la hora de contratar de seguro, siempre es importante asegurarse de que cada una de estas figuras esté claramente definida y especificada, lo que contribuirá a evitar malentendidos futuros.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies